Redes de trabajo | Transparencia | Involúcrate | Aviso de privacidad

Aviso importante

 

 

Aviso Importante a nuestros usuarios: El último día de atención será el 11 de diciembre,  se reinician actividades el 12 de enero de 2015. Se recuerda  a la población que el procedimiento para brindar asistencia es  programar una cita directa en nuestras oficinas, a nuestros teléfonos 55 14 15 19 o por internet al correo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

VTEM newsroll
VTEM newsroll
VTEM newsroll

La migración es un fenómeno constante y dinámico que exige una diversificación cada vez mayor de la intervención normativa con el fin de aprovechar al máximo sus posibles beneficios y reducir al mínimo los costos conexos para los países de origen y de destino, y para los propios migrantes. Es indispensable poseer mejores conocimientos y capacidades en diferentes esferas normativas para asegurar la protección de los migrantes, facilitar la migración legal, promover la integración de los migrantes en el país de destino, prestar apoyo para el retorno voluntario sostenible y promover una mayor vinculación entre la migración y el desarrollo.

Es probable que en el transcurso de los próximos decenios la migración internacional sufra una transformación en términos de escala, ámbito y complejidad, debido a las crecientes desigualdades demográficas, los efectos del cambio ambiental, la nueva dinámica política y económica mundial, las revoluciones tecnológicas y las redes sociales. Esas transformaciones estarán vinculadas a mayores oportunidades —desde el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, hasta la innovación social y cultural. Sin embargo, también intensificarán los problemas existentes y darán lugar a nuevos desafíos —desde la migración irregular hasta la protección de los derechos humanos de los migrantes.

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2010, elaborado por la OIM, reconoce que la migración es una característica integrante del mundo contemporáneo, que promueve la necesidad de centrar la atención en la creación de capacidades que permitan a los Estados, y a otras partes interesadas, responder a los retos que plantea la migración y llevar a cabo una labor de planificación eficaz y sostenible.

La Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares considera a la migración como un fenómeno que abarca a millones de personas y afecta a un gran número de Estados de la comunidad internacional. A los efectos de dicha Convención, se entiende por "trabajador migratorio" toda persona que vaya a realizar, realice o haya realizado una actividad remunerada en un Estado del que no sea nacional.

La migración es un fenómeno constante y dinámico que exige una diversificación cada vez mayor de la intervención normativa con el fin de aprovechar al máximo sus posibles beneficios y reducir al mínimo los costos conexos para los países de origen y de destino, y para los propios migrantes. Es indispensable poseer mejores conocimientos y capacidades en diferentes esferas normativas para asegurar la protección de los migrantes, facilitar la migración legal, promover la integración de los migrantes en el país de destino, prestar apoyo para el retorno voluntario sostenible y promover una mayor vinculación entre la migración y el desarrollo.

Es probable que en el transcurso de los próximos decenios la migración internacional sufra una transformación en términos de escala, ámbito y complejidad, debido a las crecientes desigualdades demográficas, los efectos del cambio ambiental, la nueva dinámica política y económica mundial, las revoluciones tecnológicas y las redes sociales. Esas transformaciones estarán vinculadas a mayores oportunidades —desde el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, hasta la innovación social y cultural. Sin embargo, también intensificarán los problemas existentes y darán lugar a nuevos desafíos —desde la migración irregular hasta la protección de los derechos humanos de los migrantes

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2010, elaborado por la OIM, reconoce que la migración es una característica integrante del mundo contemporáneo, que promueve la necesidad de centrar la atención en la creación de capacidades que permitan a los Estados, y a otras partes interesadas, responder a los retos que plantea la migración y llevar a cabo una labor de planificación eficaz y sostenible.

La mayoría de los Estados del mundo (no sólo del mundo en desarrollo) carece de la capacidad para realizar una labor eficaz de gestión de la movilidad internacional de las personas en la actualidad, por no mencionar la capacidad para responder a la nueva dinámica. A pesar de que hubo una breve reducción de la migración durante la crisis económica mundial, cabe esperar un retorno a los niveles anteriores a la crisis. En consecuencia, no desaparecerá la necesidad de una mejor gestión de la migración.

Así pues, los gobiernos no están aprovechando plenamente los beneficios de la migración (por ejemplo, la migración para el desarrollo) y pueden sufrir sus consecuencias más negativas (por ejemplo, un mayor número de migrantes en situación irregular o vulnerable).

El número de migrantes internacionales en el mundo es mucho mayor que nunca (214 millones según datos proporcionados por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, 2009). El aumento ha sido bastante raudo en los últimos decenios, alcanzando los 191 millones en 2005. Si el aumento continúa al mismo ritmo de los últimos 20 años, para 2050 el contingente de migrantes internacionales en todo el mundo podría alcanzar la cifra de 405 millones. Por otro lado, los migrantes internos suman 740 millones (PNUD, 2009), con lo cual el número total de migrantes en todo el mundo se acerca actualmente a los 1.000 millones.

Las estimaciones, poco precisas (como se indica más adelante) señalan que sólo entre el 10 y el 15% de los actuales 214 millones de migrantes internacionales se encuentran en situación irregular.

La migración internacional es un proceso en el que interviene una variedad mucho más grande de grupos étnicos y culturales que nunca antes. Son muchas más las mujeres que emigran ahora por su propia cuenta, o como cabezas de familia; el número de personas que vive y trabaja en el extranjero en situación irregular sigue aumentando; y se ha registrado un considerable crecimiento de la migración temporal y de la migración circular. Los lugares en que viven los migrantes y a los cuales se dirigen también están cambiando. En la actualidad, poco más de la mitad de la población mundial vive en las zonas urbanas. Para 2050 casi el 70% de la población mundial vivirá en las zonas urbanas.

Aunque la crisis económica mundial ha disminuido el ritmo de la emigración en muchas partes del mundo, cabe esperar que la fuerza laboral aumente en todo el mundo, pasando de los 3.000 millones que la integran actualmente a más de 4.000 millones en 2030, lo que representaría un ritmo de aumento aún más rápido que el correspondiente al crecimiento demográfico general (Banco Mundial, 2007).

El número de migrantes internacionales en las Américas ha aumentado en los últimos dos decenios, de casi 47 millones en 2000 a más de 57,5 millones en 2010. Poco más de una cuarta parte (27%) del total de migrantes del mundo reside en las Américas (Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, 2009).

La migración en las Américas ocurre, fundamentalmente, entre los países de la región. De conformidad con los datos del Censo de 2000, los Estados Unidos de América son el principal país de destino de los migrantes de las Américas, con más de dos tercios de los emigrantes de América Latina y el Caribe y más del 70% de los emigrantes canadienses (DRC, 2007).

La composición por sexo de los migrantes de la región es equilibrada, siendo prácticamente igual el número de hombres y de mujeres entre los migrantes internacionales (Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, 2009).

En 2009, a raíz de la crisis económica mundial, las previsiones apuntaban a una disminución de las remesas con destino a América Latina y el Caribe, del orden del 9,6%, por lo que se situaban en 58,5 millones de dólares EE.UU., aproximadamente. (Banco Mundial, 2010). Las estimaciones más recientes de las corrientes de remesas hacia América Latina y el Caribe indican una caída del 12% en 2009 (Ratha et al., 2010). Sin embargo, a pesar de que las corrientes de emigración de la región han disminuido, siguen siendo positivas y no hay pruebas de un retorno de gran escala a los países de origen.

En los últimos decenios, América Latina y el Caribe se han convertido en una región de emigración neta. Entre 2000 y 2010, las corrientes de emigración de los países de la región sobrepasaron las corrientes de inmigración en 11,0 millones de personas. Esa diferencia entre las corrientes de emigrantes e inmigrantes es mayor en América Central (6,8 millones), seguida de América del Sur (3 millones) y el Caribe (1,2 millones) (Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, 2009).

Los principales países de emigración de la región son México, Colombia, Puerto Rico y Cuba, seguidos de El Salvador, el Brasil, Jamaica, la República Dominicana, Haití y el Perú. México es el principal país de emigración del mundo, con 10,1 millones de personas viviendo en el extranjero (alrededor del 10% de la población total del país) (DRC, 2007).

En el caso de México, el tema migratorio ha empezado a cobrar interés por razones diversas, particularmente relacionadas a las remesas, el voto de los connacionales en el exterior y la seguridad nacional. Si bien todavía no se ha logrado consolidar una política integral de Estado en materia migratoria, y se aborda aún de forma relativamente desarticulada y desde un enfoque centrado en la gestión de flujos, los debates se están ampliando de forma positiva.

Sin embargo, la postura y las acciones de México frente al tema migratorio son todavía contrastantes con el discurso. Nuestro país ha adoptado la mayoría de los tratados internacionales de derechos humanos11 y derecho de los refugiados, sin avanzar en la armonización de la normativa nacional con dichos compromisos internacionales ni en su instrumentación en la cultura y práctica de las dependencias a lo interno. Ha hecho contribuciones sustanciales al debate migratorio internacional y regional12, impulsando una visión multidimensional del fenómeno estrechamente vinculada a los derechos humanos y el desarrollo, la no criminalización de los migrantes y el reconocimiento de sus contribuciones a los países de origen y destino. A pesar de ello, las contradicciones son sustanciales.

Por eso, el reto sigue siendo la construcción de una visión y una política migratoria de Estado que debe fincarse en el reconocimiento de la multidimensionalidad y complejidad del fenómeno y la consecuente necesidad de una política transversal a varios sectores y niveles del gobierno, inspirada en la búsqueda del desarrollo humano sostenible, el respeto irrestricto a los derechos humanos y al derecho de asilo, la seguridad humana y la cooperación internacional.

En ese contexto, la política migratoria debe inscribirse centralmente en el marco de las políticas económica y social, incluyendo una definición y participación de las Secretarías de Economía, Trabajo y Desarrollo Social así como de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de Gobernación, con lo que la gestión de los flujos migratorios, competencia del Instituto Nacional de Migración y hasta ahora elemento sustancial de la acción del Estado en la materia, se aclararía y acotaría.

Con información recabada de la publicacion CAMBIANDO PERSPECTIVAS: DE LA GESTIÓN DE FLUJOS A LA CONSTRUCCIÓN DE POLÍTICAS MIGRATORIAS CON ENFOQUE DE DESARROLLO

Existen varias causas para que una persona decida migrar de un país a otro, principalmente están los motivos económicos y políticos. Podríamos clasificar varias causas en el ámbito socioeconómico que en general son las causas fundamentales en cualquier proceso migratorio. De hecho, existe una relación directa entre desarrollo socioeconómico e inmigración y, por ende, entre subdesarrollo y emigración. La mayor parte de los que emigran lo hacen por motivos económicos, buscando un mejor nivel de vida. La situación de hambre y miseria en muchos países subdesarrollados obliga a muchos emigrantes a arriesgar su vida (y hasta perderla en multitud de ocasiones), con tal de salir de su situación.

Otro ámbito por el cual existe la migración es el político, estas causas son derivadas de las crisis políticas que suelen presentarse en ciertos países. Muchas personas que temen a la persecución y venganza políticas abandonan un país para residenciarse en otro o, al menos, intentan abandonarlo, aunque a menudo pueden llegar inclusive a perder la vida cuando se trata de regímenes totalitarios.

Aunque también existen otras causas como pueden ser culturales, familiares (reunificación) o por tradición.

En conclusión podríamos enlistar los siguientes puntos como las causas más comunes de la migración:

  • Desempleo, subempleo y salarios bajos.
  • Pobreza y marginación.
  • Tradición.
  • Reunificación familiar.
  • Catástrofes naturales.
  • Empleos disponibles en otros países.

¿Sabías que..?

  • 13% de la población en América del Norte es migrante y solo el 1.2% de la población latinoamericana lo es.
  • La migración sur-norte sigue siendo la más importante y constituye el 87% del total de la migración.
  • 25 millones de latinoamericanos y caribeños viven fuera de su país de origen.
  • Entre 2000 y 2005 el número de migrantes latinoamericanos y caribeños aumentó en 4 millones.
  • Estados Unidos es el principal destino de las migraciones con 38.3 millones de migrantes aproximadamente.
  • Antes los migrantes solo se dedicaban a la agricultura, hoy se encuentran trabajando en diferentes industrias como la de la alimentación y los servicios.
  • México ya no es solo el país de origen más importante para las migraciones sino también es un importante país de tránsito para migrantes centroamericanos.
  • De cada 5 migrantes que obtienen la residencia en Estados Unidos 1 es mexicano.
  • Las remesas constituyen un factor básico para las economías en América Latina, más de 60 mil millones de dólares se registran en la región, de los cuales 25 mil millones corresponden a México lo que representa el 41% del total de estas remesas.
  • Sabías que las principales causas para la migración latinoamericana además de la economía son los conflictos internos en los países y los desastres naturales.

Información recabada de la Organización Internacional para las Migraciones.

Haz un donativo

Infografías

Involúcrate

Entrevista sobre niñez migrante en México

La Ruta del Encierro. Situación de las personas en detención en Estaciones Migratorias de México.

En línea

Tenemos 32 visitantes y ningun miembro en Línea